Skip links

¿Razones para ocuparnos y preocuparnos? – Aldo Cristian Alí

Escuché atentamente a nuestro señor presidente de la República en el día de ayer.  Independientemente de que opino que la estrategia de invitar a los jubilados a buscar dinero fuera de casa es opuesta al “quédate en casa”, que profesa la cúpula política nacional, y de sí creer que ellos, personas mayores, deben guardar aislamiento absoluto, con la debida contención y atención; deberían haber arbitrado los medios para que les llegase su “emolumento” a domicilio, extremando las medidas de higiene y seguridad, sin importar el sacrificio o costo.

En lo personal, ocupo la mente sin medios al alcance de mis posibilidades, en idear una manera de ayudar a quienes se encuentran varados en el exterior, al borde de ingresar en situación de calle, lo que ha de ser similar al peor de los castigos que otrora contados condenados padecieran, el destierro, sentir que no se tiene patria.

El único camino posible: LA SOLIDARIDAD. Hagamos algo juntos por ellos.

En cuanto al porcentual de mortandad que el supremo mandatario esbozó, menor al cuatro por ciento (4%), determinado este sobre la totalidad de infectados, a quien escribe estas líneas le parece una burla o equívoco inconmensurablemente conmensurable.

Redondeando números para ser claros:  si sobre mil ochocientos (1800) infectados, el censo correspondiente dispone que cien personas (100) fallecieron y trescientas (300) se recuperaron.  ¿Por qué calculan el porcentual de mortalidad sobre los 1800 personas, si sumando 100 muertos y 300 recuperados aún quedan mil cuatrocientos (1400) infectados de los que muchos sobrevivirán, pero muchos no, y entonces esos otros tantos pasarán a engrosar la lista de extintos.

El cálculo que creo correcto es el que las estadísticas REALES demuestran:  por cada tres personas que sanan, una se abstiene de lograrlo, entonces, el porcentual de fallecidos asciende al VEINTICINCO POR CIENTO (25 %), guste o no al pueblo o a nuestro señor presidente de la República.

Aldo Cristian Alí,   

50 años 

Abogado 

Ciudad de Córdoba, Argentina.

Dejar un comentario