Skip links

Cuarenteneando – María Isabel Pioletti

La cuarentena y la amenaza del Coronavirus trae cambios familiares, nuevas formas de organizarse y de convivir. Estas son algunas de las postales que puedo rescatar, mostrando que este confinamiento nos permitió también tener vivencias que alimentan el alma.

Lejos de ellos pero muy cercanos en el corazón DE ABUELA.

Mis nietos, cinco razones para no perder la esperanza, comunicados por las redes, siguiendo su crecimiento con amor.

La escuela en casa, nuevas formas de hacer escuela, nuevos modos de aprender y la experiencia de la enseñanza escolar a cargo de los padres, con un trabajo incansable de los docentes.

Otras actividades que nos unen como familia, que dan otro tipo de aprendizajes, tan útiles para la vida, recuerdos que perduran para siempre. Por ejemplo cumplir en cuarentena, cumple 3, Paz.

Y qué decirte cuando sos bebé, y mamá y papá hacen Home Office. Martina juega un rato y cuando le da sueño duerme upa de mami o papi mientras ellos trabajan.

Actividades diferentes: cocina, huerta, música, carpintería, juegos y tantas cosas más.

Desde los más pequeños a los más grandes. Los que obligatoriamente deben hacer pausa en sus salidas para esperar un mañana mejor. Con un cúmulo de experiencias, de vivencias, de anécdotas. Con las ganar de vivir para sus nietos y bisnietos. Trabajando en casa, jugando, haciendo exquisiteces para mimar a los pequeños. Comunicados por medio de una tecnología impensada para ellos. Nuevas palabras: whatsapp, videollamadas, envío de archivos, con sus 82 y casi 89 años, mostrando que se puede pensar en un horizonte.

María Isabel Pioletti

57 años

Capacitadora (Educación)

Córdoba, Argentina

 

Dejar un comentario