Skip links

¿Libertad = Placer? – Gonzalo Gazzera Zurschmitten

Hoy, efímero tiempo de virtualización, sustito de pandemonio. Charlas, debates, talleres, clases, cumpleaños, fiestas, arte, películas en Netflix, y relaciones amorosas virtuales (Ups garrón, frías fotos de desnudos, charlas sexuales repetitivas y planes que no se sabe cuándo se cumplirán, etc.). Se dan a conocer desde una pantalla.

El famoso ser social al que llamamos humano, del que tanto hablamos en la escuela, evolucionó para recluirse en su casa. Por ahí pienso que: no estamos viendo lo bueno de todo esto y nos hicimos independientes de algunas cosas. Pero como todas las cosas copadas de la vida, siempre van a contener en su interior una muesca fina de maldad; nos estamos desacostumbrando al abrazo, al amor, al ver una sonrisa y pensar: qué lindo.

Yo siempre fui algo solitario y en estos tiempos de pandemia, me levanto pensando que hoy, a diferencia del ayer, ¡soy un ser dicotómico! si bien estoy llenito de soledad a la vez me siento un ser algo vacío de contacto, creo que: por ahí, estoy perdiendo la esencia de libertad, el vacío se amplió y se armó un dúplex en mi pecho. Espero que no…

A veces, me comparo con Marty de Madagascar, encerrado en el zoo y en su mente, como muestra la película, pero no hacemos conciencia del encierro mental por darle importancia a los divertidos diálogos, a las animaciones antropomórficas de cada personaje y a dialectos muy de moda al que dan uso. La graciosa cebra de la película nos deja como enseñanzas: que el cambio viene en uno, el salir de la monotonía del encierro de la mente solo depende de escapar del confort del idiota, solo, que a diferencia de Marty, yo estoy en cuarentena y todavía hoy, me encuentro caminando en la cinta mirando la pared, ansiando la preciada libertad. Acechado por Alex, el león del ocio, el cuál no quería salir del zoológico por el simple hecho de tener todas las comodidades de un hogar.

¿Será que, se termina esta pandemia y terminaré descubriendo como al final de toda la película (alerta de spoiler por si no viste Madagascar) que no hay mejor, que aprovechar los días soleados afuera de nuestro zoo mental, descubrir que adaptarse, puede que te cueste y depende de la voluntad de cada uno, pelearse con la gente por amor, no separarse jamás, bajarse al mundo a palos y animarse a probar nuevas experiencias, en el caso de Alex el pescado, en el de Marty ¿la libertad?.

De todos modos, termina esta cuarentena, dame la mano y salgamos a pasear.

Fotografía de Susanne Jutzeler, suju-fotoPixabay

 

Gonzalo R. Gazzera Zurschmitten,

24 años

Estudiante de kinesiología y fisioterapia

Córdoba, Argentina

Dejar un comentario